Hace algunos años, la única forma de cruzar la frontera de Marruecos con Mauritania, era unirse a un convoy que organizaba el ejercito marroquí dos veces a la semana. El convoy llegaba hasta la frontera de Marruecos y, una vez ahí, tenías que recorrer varios kilómetros por tierra de nadie hasta que, a veces por  pura casualidad, encontrabas el puesto fronterizo mauritano, consistente en una improvisada caseta en mitad del desierto que solo se utilizaba los días de convoy. La fauna que se juntaba en los diferentes puntos de confluencia de los vehículos era de lo más variopinta.

unusualtravels_bebiendo

En el puesto fronterizo mauritano coincidimos con un viejo camión MAN alemán ocupado por 4 ciudadanos de la antigua zona oriental de este país. Como buenos teutones, llevaban un enorme cargamento de cervezas ya que en la mayoría de los países por los que iban a pasar, era complicado y caro encontrar alcohol. Una cantidad tan considerable de cervezas era difícil de disimular, por lo que los aduaneros mauritanos las vieron casi de inmediato. Mauritania es una república islámica en la que está terminantemente prohibido, no solamente vender alcohol, sino incluso consumirlo. Los aduaneros comunicaron a los alemanes, que todo aquello quedaba requisado y que debían entregarlo, ya que estaba en contra de sus leyes. Los teutones se negaron en redondo y declararon que, si era necesario, antepondrían sus propias vidas a la entrega de la mercancía. Se organizó una acalorada discusión entre las dos partes. El tira y afloja era tremendo. Los alemanes argüían que Mauritania era únicamente un país de paso y que el alcohol estaba destinado a ser consumido una vez abandonadas sus fronteras. Los aduaneros insistían en que el género no podía entrar en el país. Creo que la expectativa de pegarse una tremenda juerga con el botín de la requisa motivaba parte de su celo. Finalmente, tras muchas discusiones y a base de ablandarles un poco el corazón ablandando la cartera germana, los funcionarios accedieron a dejar pasar las cervezas con una curiosa condición; apuntaron en una hoja del pasaporte del dueño del vehículo el número de cajas de cerveza que entraban en el país, añadiendo una nota en la que pedían a la aduana de salida que comprobara que abandonaban Mauritania con la misma cantidad de cervezas con la que habían entrado. Es decir, prohibición absoluta de consumir ni una sola gota de alcohol en el sagrado y bendecido por Alá territorio mauritano. Las dos partes quedaron satisfechas y los alemanes pudieron proseguir su camino.

unusualtravels_campamento

Más adelante, durante la ruta por el desierto, coincidimos en varias ocasiones con ellos. Bebían la cerveza sin ningún pudor, como si les fuera la vida en acabar el cargamento antes de salir de Mauritania. Les preguntamos, muy extrañados, que es lo que pensaban hacer cuando llegaran a la aduana de salida y en ella vieran la nota que les habían puesto en el pasaporte. No podrían justificar las cervezas indicadas en ella pues al paso que iban se las habrían bebido casi todas.

Código penal de Mauritania;

ART. 341 . – El musulmán adulto que haya consumido voluntariamente y con conocimiento de causa alcohol será castigado con ochenta azotes .

La misma pena se aplicará en relación con cualquier persona que voluntariamente sirva o instigue a un musulmán a consumir bebidas alcohólicas.

…. y así otros muchos artículos a cada cual más inquietante para los bebedores de espirituosos.

 

Se rieron como posesos y nos explicaron que después de beber el contenido, volvían a rellenar cada botella con orina, procediendo a cerrarlas  cuidadosamente para que no se notara el cambiazo.
– ¡Como son musulmanes, no creo que se atrevan a comprobar si el contenido es cerveza de verdad! En teoría nunca la toman, y si la prueban, es posible que no distingan su auténtico sabor. Aunque, por otra parte, igual les gusta y tenemos que quedarnos a rellenarles unas cuantas más.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.