domingo, agosto 25, 2019

De excursión por Ajmer

Hoy ha sido un día bastante interesante, aunque he acabado agotado. Desde Puskar, la pequeña ciudad santa en la que llevo unos días, me he acercado a Ajmer, una gran urbe a unos 10 km. de mi santuario.

Cambiar la tranquilidad de Pushkar por el bullicio de Ajmer ha sido bueno y malo al mismo tiempo. Por un lado he salido de mi Sangri-la y me he enfrentado al día a día de las ciudades indias, y por otro me he sumergido en un vendaval de emociones, en la que la más interesante fue, sin duda, que posiblemente era el único representante de occidente entre 600.000 indios, y eso se nota y se agradece.

Familia en su puesto de venta

Los niños me perseguían por la calle, la gente me pedía el favor de fotografiarse conmigo, y en las tiendas y restaurantes he tenido que pedir las cosas por señas, o por medio del traductor de Google, ya que la gente no tenía ni papa de inglés… más o menos como yo, jejejeje

Soniji Ki Nasiyan templo jainista en Ajmer

Casi lo único que vi del Soniji Ki Nasiyan, un antiguo templo jainista en Ajmer

De los tres edificios que intenté visitar, el primero, el Soniji Ki Nasiyan, un antiguo templo jainista, no permitía la entrada a los no fieles a su religión, y el segundo, la famosa y enorme mezquita sufí de Dargah, la tumba del más venerado santo musulmán sufí Moinuddin Chishti,, estaba tan abarrotada de fieles,  que pasé de entrar porque me agobian las multitudes ! no sé entonces que hago en la India, ay va la leche!)

Dargah

comitiva de mendicantes a la puerta de la mezquita de Dargah

A la tercera fue la vencida, y conseguí visitar las maravillosas ruinas de la mezquita  Adhai din ka Jhonpra. Y ahí se desató la locura. Creo que tengo mi jeta en la mitad de los móviles de la India, sostuve niños en brazos, reparti, apretones de manos, besé ancianas, entregué dádivas y limosnas y, sobre todo, prometí docenas de cosas (llamadas, mensajes de email, trabajos en Europa, apadrinamiento de recién nacidos, etc.) que jamás cumpliré… parecía un político en campaña.

Adhai din ka Jhonpra en Ajmer

Las ruinas de la fabulosa mezquita Adhai din ka Jhonpra

A la vuelta, y ya que estaba en plena civilización, me dí el lujo de parar en un auténtico supermercado y regalarme algunos vicios consumistas. Clinex, galletas de anacardos, agua de coco y pasta de dientes, y todo ello con emocionantes precios estipulados de antemano, sin regateos por medio.

Mi ubicación
Cómo llegar

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo o al del costado para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. GraciasLa sección para comentar está al final de la página.Es muy sencillo, no te pedimos que te registres y te agradecemos cualquier comentario

Tags: , , , , , , , , , ,

0 Comments

Leave a Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas más recientes

Té en Larache

Té en Larache

18 enero, 2008
Villa Epecuén, el retorno del diluvio

Síguenos

Entradas más populares

Dolmen de La Cabaña

Advertisement

img advertisement

Entradas más recientes

LATEST POSTS

Villa Epecuén, el retorno del diluvio
Té en Larache

Té en Larache

18 enero, 2008

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Social