Vale, estoy de acuerdo, cuando cerraron la estación de Chamberí, en 1966, yo estaba prácticamente recién destetado. Pero eso no quita para que me traiga recuerdos de  las primeras estaciones de metro que vi muchos años después. Eran muy similares, quizás sin esos anuncios tan vintage, ni esos planos de metro pintados a mano, ni las taquillas, pero el conjunto de las estaciones más antiguas era parecido; la estructura abovedada, los azulejos cubriendo las paredes y los logotipos del metro realizados en chapa.

La estación fantasma de Chamberí es el tiempo congelado en un andén de metro. Mucho usuarios de metro de Madrid, echarán infructuosamente mano de la memoria y no conseguirán recordar haber pasado o parado en la estación de metro de Chamberí. Solo los más viejos pueden recordarlo, ya que se clausuró en mayo de 1966. La imposibilidad de adecuar la estación a las medidas de los nuevos convoyes de trenes, obligaron a echar el cierre de una de las estaciones originales de la primera línea de metro que hubo en Madrid, construida en 1919. Después de muchos años de abandono y tras ser víctima de grafiteros y gamberros, en 2008 el ayuntamiento decidió restaurarla y abrirla al público y, lo que es más increíble viniendo del consistorio madrileño, con el acceso gratuito. La visita se engloba dentro de un conjunto denominado “Anden 0” que, junto a la Nave de Motores de Pacífico, nos permite echar un vistazo a los orígenes del metro de Madrid.

Pulsa en las miniaturas para ampliar las fotos

 

La estación es una chulada, así como suena. Al entrar retrocedes varías décadas en el tiempo. Pasamos la entrada por las taquillas de cobro de madera y, tras superar el torno de entrada, nos encontramos con una boca diferente a cada lado; una de subida y otra de bajada, con sus correspondientes indicaciones pintadas a mano. Un antiguo tablón de anuncios contiene facsímiles y originales de los diferentes avisos de tarifas, e incluso un curioso anuncio de rebajas. Pasamos por una de las entradas, ya que la otra se encuentra clausurada y, tras un tramo de pasillo forrado de azulejo blanco, llegamos al andén. El andén está lleno de magníficos anuncios antiguos realizados a mano en azulejo. Hay algunos de marcas ya desaparecidas y otros de algunas que aún siguen existiendo; todo un museo de la publicidad dentro de la estación. También encontramos el croquis del recorrido de la línea, pintado a mano directamente sobre la pared.

Además recordarme al metro por el que recorrí Madrid de chiquitito, la estación fantasma de Chamberí me transporta a las películas antiguas en las que salían los diferentes suburbanos de EE.UU. y de Europa. Generalmente películas con intriga, de serie negra o de espías, en las que el ambiente oscuro y claustrofóbico de  los andenes, era el marco ideal para las escenas de suspense. La estación, como no podía dejar de ser, ha servido de escenario a varias producciones cinematográficas como “Barrio” de Fernando León de  “Pájaros de papel” de Emilio Aragón.

No os extrañéis cuando durante la visita oigáis llegar un tren, no es un tren fantasma. La estación permanece cerrada al tránsito, pero la línea 1 de metro siempre ha pasando por ella. De hecho, después de la visita, podría ser una buena idea coger el metro y estar atento entre las estaciones de Bilbao e Iglesia, para poder ver la estación desde el interior del vagón, desde otra perspectiva.

Estación de Chamberí: Abierta todos los viernes de 11:00 a 13:00 y de 17:00 a 19:00 horas, y todos los sábados y domingos de 10:00 a 14:00 horas, incluyendo los que sean festivos. 

Pulsa en las miniaturas para ampliar las fotos

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

Anden 0

Algunos comentarios de visitantes de la estación

Museos de Madrid

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.