viernes, abril 19, 2019

Aquellos que han viajado por Marruecos, seguro que no pueden dejar de recordar las magníficas puertas que dan entrada a las casas. En un país en el que el exterior de las viviendas suele ser sobrio y funcional, ocultando, en muchas ocasiones, suntuosos y confortables interiores, las puertas son, casi siempre, un reflejo de lo que vas a encontrar al acceder a la morada.

Como nota curiosa, las puertas más antiguas tienen dos aldabas; una destinada a identificar a los familiares, a los que las mujeres podían recibir sin problemas, y otra, más grande, para los extraños, a los que las mujeres no podían ni tan siquiera abrir si no estaban acompañadas de algún hombre.

Durante un viaje al norte de Marruecos, nuestro amigo Nico Fraile, fotografió un buen número de ellas en las poblaciones costeras de Asilah y Larache. Sean lujosas o humildes, todas están impregnadas del alma de sus moradores.

Mi ubicación
Cómo llegar

[alert type=blue ]Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias[/alert]

0 Comments

Leave a Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas más recientes

Villa Epecuén, el retorno del diluvio
Té en Larache

Té en Larache

18 enero, 2008

Síguenos

Entradas más populares

Dolmen de La Cabaña

Advertisement

img advertisement

Entradas más recientes

LATEST POSTS

Té en Larache

Té en Larache

18 enero, 2008
Villa Epecuén, el retorno del diluvio

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Social