Cuando digo un viaje a Mali en autobús, no bromeo. Lo hicieron mis queridos amigos Carmen, Carmen, Concha y José. Salieron desde España en un viejo furgón IPV 4×4, cruzando Marruecos, Mauritania, Malí, Burkina y Togo. Miles de kilómetros a través de sabanas y desiertos hasta el África negra en un cacharro con más de 40 años de vida.